jueves, noviembre 18, 2010

-mi'jo, ¡ábrase un maispeis! - nooo apá, es que no están de moda...

querido diario:

cuando era niño me gustaba una maestra, más grande una compañera de salón y luego me hice asexual después de que una serpiente se comiera mi alma. en fin, ahora no me gusta nada más que hacer musica sin calzones. pero antes de enseñarles los calzones, les recuerdo a ñu kill juanga... ¿se acuerdan de ñukiljuanga? bueno pues era una banda del carajo; y mía. ahí chéquenla si quieren:

bajar a ñu kill juanga
peligro, contiene letras pornográficas

pronto música fea para todos los niños gays del mundo. 

viernes, noviembre 12, 2010

cursilerías de ayer y de hoy presentan: te quiero coger.

a veces me dan ganas de apretarte, no como en un abrazo, no seas cursi. apretarte pues, tampoco es feo, quizá con exceso de cariño, porque lo tengo. 

y me dan ganas de comerte, más bien beberte, los fluidos, aplastarte con mis 300 kilos, hacerte sudar y derretirte con el calor de mi cuerpo. 

otras sólo quiero agarrarte la mano, y jalarte por mis calles, por mis pocas calles, por mis memorias quizá. pero sobre todo te quiero meter la lengua en la boca y pasearla por instantes por encima y por debajo de la tuya.

pero eres tan tú, que te me escurres de las manos, como si nunca te hubiera tocado... ¿te he tocado?

eres tan distante como puedes, a veces te apareces de la nada y otras te vas por temporadas tan eternas que si fueras el sol y yo la tierra, se morirían hasta mis cucarachas. 

no guardo esperanza alguna de tocarte, ni de verte, quizá te sigas escurriendo para siempre, y no es que me muera de ganas, las controlo, soy bueno, para eso solamente. es que he tenido buenas maestras. unas existen, otras casi no, pero tú eres una mezcla de todas, literalmente.

no quiero que me digas que me quieres, si me lo dices no me importa, o quizá sí pero no tanto como para hacer algo al respecto, quiero tocarte. que me toques tal vez. no que soportes mis caricias como si te estuviera pagando. ni tengo dinero en dado caso.

me conformo con mirarte, así, de lejos, no porque no me atreva a nada, sino porque puedo tocar otras cosas, otros mundos, plastilina. lo que sea. mantengo mis manos ocupadas.

y no es que me hagas falta... ¿cómo decirlo? te me antojas. pero mucho.