viernes, mayo 20, 2011

tu mamá es irónica...

si pudiera regresar el tiempo, les diría que sí a todas las morras que me propusieron matrimonio, sexo o amor en el blog, hoy sólo me queda esperar a que un día alguien me quiera y me haga mis lavados intestinales con lactosa sin vomitar...

martes, mayo 10, 2011

apunte en una hoja

encontré un apunte en una hoja suelta, no sé de dónde salió, quizá es mío, quizá no:

"no sabemos nada de las mujeres, y sin embargo nos abren sus corazones, quise decir: nos encierran en sus corazones; nos abren las piernas, a veces parece que les cuesta, pero no lo sé, se ponen celosas de que uno vaya como abejita de flor en flor y es que sólo así podemos perpetuar la especie y ¿qué nos importa la especie si no podemos tener unos cuántos hijos?"

me quedé pensando en todos los hijos que no he tenido, ya sea porque no quiero o porque los doy en adopción. no hay nada. 

si quisiera un bebé, me robaría uno, uno guapo que no chille, probablemente lo llevaría a vivir a la costa, pa que crezca más rápido, le conseguiría trabajo, esposa y casa en ese orden y procuraría que su infancia sea terrible, para que no la ande queriendo emular cuando sea yo ruco y tenga que mantenerme.

pero, vamos, a quién quiero engañar. no podría cuidarlo ni tres días, probablemente me arrestarían (y no por robarme al pobre niño).

ah sí, este es un post del día de las madres. 

lunes, mayo 09, 2011

Zombies



y no, el porno de zombies no es lo que parece. sigo sin sueño y me tengo que levantar en pocas horas. otra historia más de tristeza y desencanto. 

viernes, mayo 06, 2011

nadie quiere trabajar, todos quieren vivir.

la última parte del juego es una payasada, parece que nadie tiene derecho de vivir, pero sí
yo al menos.

sin ganas de seguir con vida, lo único que nos alienta es creer que algún día viviremos en volver al futuro 2, con unos nike que se ajustan a nuestra talla, patinetas voladoras y autos vintage que funcionan con gasolina. 

pero, obviedad tras obviedad no se llega a ningún lado, ni siquiera a un lugar común, sólo al cansancio y a la plenitud de un desastre perfecto. seré redundante.

nada es más hermoso que vivir. nada, ni yo.

y si después de unos cuantos vasos de cerveza, el estómago se puede acostumbrar al maltrato, lo único que necesitamos es darnos un espacio día con día para saborear la derrota, el espasmo pero también un cafecito y unas palmaditas en las nalgas. 

pensando en una plática, bellísma, creo. que tuve hace un par de días, o quizá una semana, mencioné que todos somos unos perdedores, luego me pegó pensar que soy un perdedor y me consoló saber que todo mundo cree que es un perdedor, al menos eso dicen las revistas. 

aún así, no he fracasado, puedo explicarlo. aunque sonará raro. les gusto a las niñas, no a las adolescentes, a las niñas niñas, que van sentadas en el camión con su mamá y se me quedan mirando, o que son hijas de mis amigas y ellas me explican, mi hija no deja de hablar de ti, parece como enamorada. es muy extraño a la vez que es bonito, recuerdo cuando yo era niño y mi mamá le comentaba a alguna adolescente: "le gustas a mi hijo" me ponía colorado, no es algo que uno controle y lo peor es que no tiene sentido mencionarlo, uno debe dejar al niño con su no se qué y dejarlo brincar de emoción cuando ve a la mujer de sus sueños. el caso es que resulta que apenas alcancé la personalidad de niño cool que nunca tuve cuando era de verdad un cachorro. tal vez no deba sentirme orgulloso de tener la chispa de un niño de 9 años, pero es que cuando niño nunca fui cool; al menos puedo presumir que en algo avancé en la vida. pensándolo bien casi nadie logra nunca convertirse en un niño cool. 

esto último me recuerda a las amigas de mis primas que cuando niño me decían: ¿no tienes un hermano más grande?, quizá de niño tenía la exquisita personalidad de un adolescente encantador, ya saben, tipo mark de the boat that rocked. 

tristísimo estar escribiendo estas líneas, ¿no creen?

lunes, mayo 02, 2011

soy el maistro

estoy en medio de una clase, soy el maestro, de pronto me doy cuenta de que estoy descalzo, los niños no tienen ojos, no he dormido en seis días. al principio pensé que estaba soñando, luego caí en cuenta de que nunca sueño, debía ser algo así como una realidad alterna en la que todos están locos menos yo.

un alumno pregunta si se puede lavar las manos, asiento con la cabeza.

recreo. los huevos con jamón o el licuado de mamey me cayeron mal, pagué 50 pesos por un desayuno de fonda que se me quiere escapar del estómago. 

caigo en cuenta de que no vale la pena estar acá, quizá en ningún lado, todos están muy ocupados no haciendo nada, generalmente me divierto sin hacer nada.

segundo recreo, salen los niños grandes. fútbol, tengo que escaparme, un niño me pega en el estómago, así me saluda.

vomito encima del niño.

espero que me despidan.

dos títulos para tu novela que nunca escribirás.

cuando a uno se le atora la infancia en el adulto que lleva dentro.

ese o

¿por qué las cabronas no aman a los hombres?

domingo, mayo 01, 2011

poetuit

pobrecilla, ella sólo quería bailar.
y yo... yo sólo quería dormir,

desde hace muchos días, no sé cuántos. sueño todo el tiempo que tiembla.

si tiembla y alguien se muere, espero que no sean ustedes,