lunes, diciembre 03, 2012

ella no sabe por qué la amo

ella no sabe por qué la amo, vamos, ni siquiera sabe que la amo, ni sabe qué significa eso, y yo menos, porque si estoy diciendo que la amo es quizás sólo porque estoy muy ebrio y no se me ocurre una palabra menos vaga y burda que amor. me di cuenta de que la amaba cuando me negó sus labios, porque uno a veces ama a las personas equivocadas y yo nunca había amado a nadie. cuando estábamos viendo mis dibujos, supe que nunca había sabido dibujar, y lo peor, ella era la primera en darse cuenta. lo malo es que, cuando eso pasa, se abre una puerta en el universo en el que se dejan venir todas las demás personas que se van a dar cuenta de lo mismo. es terrible. después de ese día no he dibujado nada, no miento, quise terminar el unicornio que le estaba dibujando, pero también me di cuenta de que no le gustan los unicornios, lo bueno es que no lo vio. dejé de recibir comentarios positivos, también dejé de verla. le escribí dos poemas y los tiré a la basura, con todo y pluma y cuaderno y mis ganas de volver a escribir, pero al otro día le compuse una canción, eso se me da aún menos, por eso no me importó que fuera horrible. me hubiera encantado ver su cara al escucharla, pero no sé si sí la escuchó. a veces me conecto para hablar con ella, pero nunca está; me felicitó en mi cumpleaños y yo estaba dormido, o en clase. no supe si responderle era lo adecuado, así que le mandé un mensaje por el celular: "gracias por tus felicitaciones, me la pasé bien, te exxxtraño" como siempre me respondió: "¿quién eres?" y luego otro: "ah, sirako, de nada. facebook me recordó tu cumpleaños, espero que estés bien, abrazos" en navidad le compré un libro de grabados de Goya que quería desde que la conocí, me abrazó, me bastó para sentirme satisfecho y para no molestarla con más regalos nunca más.

hoy me llamó desde la esquina de mi casa, suena trilladísimo, pero ahí estaba, con su paraguas y sus botas de plástico que hacen que le huelan feo los pies. está dormida en el sillón y despierta para decirme que no apague la música. nunca hubo música. quiero acostarme junto a ella y bajarle los pantalones y violarla aunque no la vuelva a ver nunca o peor aún, se vengue y me corte el pito con mi cuchillo de cerámica. 

no quería mencionar el cuchillo de cerámica, corta de las mil maravillas y me costó una fortuna, por lo mismo sólo lo usé la primera vez que vino, le piqué unas cebollas en su ensalada de surimi, se acostó en mi cama, le toqué la guitarra, vio mis dibujos y se dio cuenta de que no sé dibujar; me negó un beso y se subió a su auto riéndose de mí. 

pero no voy a tocarla, dormiré en mi cuarto escuchando boleros que me recuerdan que cuando se ama a alguien, se sufre; y ella no me ha hecho sufrir lo suficiente, pero nunca he amado a nadie, la amo porque se dio cuenta de que no sé cocinar, de que no sé picar cebolla. me miró a los ojos y me dijo; no sabes dibujar, porque no sabes amar. vámonos, hace frío. nos metimos a un taxi porque no quería manejar borracha y pensé que en la fiesta podría decirle que sí sabía dibujar y amar, pero me quedé tirado en el sillón, con migraña.


2 comentarios :

  1. "ella no sabe por qué la amo, vamos, ni siquiera sabe que la amo, ni sabe qué significa eso, y yo menos"..


    Maestro!! :alaba:


    .. claro esto no es Taringa

    ResponderEliminar
  2. Barbs Johnson.1/22/2013 10:23 p.m.

    ¿Cómo te digo que me gusta?

    ResponderEliminar

digan lo que digan los demás.