domingo, enero 27, 2013

escribo para que me quieran… matar

hoy desperté vacío, no sé qué es y no me importa, siempre me he defendido de los que me tachan de amargado diciendo que hay una crisis existencial, económica, espiritual y psicológica en todo el mundo; el ser humano ya no está contento con su humanidad, la humanidad envejeció y la mantenemos viva con un tubo en las venas y uno en el ano. no sé si me estoy quejando, no quiero quejarme todo el puto tiempo. pero es que me levanté de la cama con la nada atorada en el pecho y me dije: tienes que hacer algo, miré a la chica que está dormida en mi cama y no quise despertarla, habíamos dormido sólo 4 horas. me bañé, me vestí, fui a hacer compras, lavé ropa, hice caca, y me encontré con unas graciosas ganas de hacer algo; abrí un mamey para hacerme un licuado y estaba tieso como una piedra, quizá debí esperar a que madurara. ¿se puede hacer licuado de piedras?

vi a un niño berrinchudo en el súper y su papá me miraba buscando aceptación en mi mirada, le dije con los ojos: "no puedes hacer hijos y luego arrepentirte, o sí, pero a tiempo y lo abortas" el mundo es una mierda, y me quejo sólo de lo malo, porque lo bueno es aburrido y a quién le importa. a quién le importa que ayer cagué y no me salió nada al limpiarme o que me enamoré o que x, y o z si no les cuento mis historias de desamor o de cómo odio esto y aquello la gente ya no me quiere y no me invitan a sus casa a dormir con sus primas, etc.

entonces vengo y abro una hoja de texto que planeo postear en el blog a modo de berrinche con la sociedad, pero en realidad la sociedad no tiene la culpa, todos están sufriendo sus obesos cuerpos, por eso los arrastran en domingo en la bici con sus cascos y sus chalequitos fluorescentes o fosforescentes unos 15 minutos hasta que se sienten ridículos y regresan derrotados a sus casas a desayunar helado de nuez de macadamia o hot cakes con coca cola, depende de qué zona de la ciudad habiten. y ya, por más que uno quiera cambiar algo no se puede, todos son muy maricones y mientras el gobierno hace lo que le plazca, nos tienen hincados con el culo muy en alto llenándonos de sus mecos y nuestra sangre, nos dan atole con el dedo como siempre y nosotros muy contentos con nuestras crisis de clasemedieros putos que no se atreven a levantar un dedo ni contra el policía maldito y oligofrénico que nos quiere raspar los huesos y violarnos porque estamos mal vestidos y le recordamos al chico cool de su escuela primaria al que tanto envidiaba. 

supongo que lo que queda por hacer es preparar un desayuno digno, despertar a la hermosa mujer que duerme en mi cama y decirle: mira, te preparé esto. para que no le pase como a mi madre, que una vez, de visita, me vio preparándole el desayuno a una chica y me dijo: "ay, a mí nunca ningún hombre me hizo de desayunar"… supongo que es su culpa porque se casó con mi papá y se juntó con puro maricón, porque su autoestima está jodido igual que el de todas las mamás. así que lo menos que puedo hacer por la mujer que amo es no arruinarle el autoestima más de lo que se lo han arruinado ya, y tratar de que sea un lindo domingo, sin paseos en bicicleta, sin patos en el parque españa (o méxico, me vale verga) sin volar papalotes, pero con mucho pinchi amor, y panes con salmón y queso mascarpone. 

aguas que ando bien pinshi fresa putitos.


2 comentarios :

  1. mis ojos, mis ojos!!! DX ... cambia el fondo!! no manches no pude leer ni un parrafo D:

    ResponderEliminar

digan lo que digan los demás.