domingo, febrero 05, 2017

llevo varios años aquí sentado, valiendo verga, podría mentirles y decir que he visto la vida pasar frente a mí, pero tengo las cortinas cerradas, no veo ni huelo otra cosa que a mí. mis pedos cada vez apestan peor, mi boca se está pudriendo y llevo ya más de 7 dientes perdidos. los años me atropellan y cada vez me cuesta más trabajo levantarme. el sofá está café, y era verde, la pizza llega todos los días a las 12 y a las 8, no me gusta salir a la calle, estoy muy feo. nunca me he sentido amado, ni respetado, en la escuela me ponían apodos. estaba dormitando y un programa de concursos me arrullaba, la señora lópez brincaba de alegría y mario aurelio schobenger le entregaba una camioneta roja, de pronto, una tormenta, se va la luz, no puedo mirar la tele ni usar el internet. qué puta joda. no sé qué me agarra que me levanto de un golpe. salgo a la calle, a esta hora no acostumbro salir, y menos cuando llueve. se repite todos los días, salgo a caminar, llueva o no, casi a la misma hora. como buscándola. estoy seguro de que es una mujer, lo que estoy buscando. llevo 3 semanas cepillándome los dientes, tres veces al día, o cuatro cuando como chocolates. limpié un poco la casa, mi padre estaría orgulloso de habérmela dejado, si no fuera por la peste. mis ahorros son cuantiosos, no podía creer que todavía tuviera tanto. al quinto mes, me he quitado la barba, y la sigo buscando, no ha llegado todavía. ya me arreglé los dientes, fue muy caro. poco a poco se me apagan las ganas de vivir, pero no crecen las ganas de matarme. pienso a veces ¿por qué no lo hice antes? y me arrepiento de veras por no haberme matado cuando todo en mi vida era una mierda. hoy, conseguí trabajo, hace dos meses que estaba buscando, tuve que llenar con freelance, los años que estuve solo en mi casa rumiando. he perdido 20 kilos, el médico dice que los años sentado comiendo pizza me hicieron mucho daño, pero mis pedos ya no huelen tanto. en el trabajo hay una chica, connie, se llama, que me mira de reojo, y cuando tengo que pedirle algo, se pone colorada, a mí no me gusta nada, pero me agrada el juego en el que estamos.

quiero hablarle, pero sé que un día va a morir y me da mucho miedo.

regreso a casa, nunca volveré a salir.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

digan lo que digan los demás.